Reseña: Una chica a la antigua de Louisa May Alcott


Título: Una Chica a la antigua
Autor: Louisa May Alcott
Editorial: Ediciones B
Páginas: 288
Sinopsis: La adorable Polly Milton deja su casa en el campo y la calidez familiar para visitar a la aristocrática Fanny Shaw, que vive en la ciudad junto a sus padres, sus hermanos Tom y Maud y su abuela.
Las dos chicas, de catorce años, contrastan en sus gustos, modales y manera de comportarse, pero se quieren muchísimo y esa amistad desafiará el poco interés de Polly por la moda o la frivolidad de Fanny. A lo largo de los años, las dos jóvenes aprenderán juntas lecciones de amor, trabajo y lealtad.
Una chica a la antigua (1870) se inscribe en el universo femenino y juvenil de Mujercitas, la obra más célebre de Louise May Alcott, en su elogio de la laboriosidad, la amistad entre mujeres, el decoro y los firmes principios protestantes. Pero Polly, la protagonista de la novela, está lejos de ser sumisa. ¿Qué tan anticuada puede ser una joven del siglo diecinueve que decide vivir sola, trabajar para ganarse la vida y casarse solo si se enamora? La gran Alcott, que inspiró en Simone de Beauvoir la decisión de ser escritora, nos regala otro personaje inolvidable como Jo March, que desafía los mandatos sociales y con buenos modos y mucho encanto elige la forma en que quiere vivir.

OPINIÓN PERSONAL

No suelo leer este tipo de género muy seguido y tampoco leí Mujercitas de la misma autora. Pero esos dos motivos fueron los que me impulsaron a darle una oportunidad. Una chica a la antigua está escrito en 1870, algo que me recordó a Jane Austen. No una historia actual ni moderna. Como bien dice el título, es antigua. Y eso es lo que me produce una gran atracción y me dice a gritos: ¡Leeme!
La historia se centra en Polly Milton, una adolescente de catorce años que vive en el campo, con muchos modales y valores. Una joven muy educada, sencilla y humilde. Agradecida con todo lo que tiene. En las vacaciones de verano viaja a la casa de su amiga Fanny Shaw, que a diferencia de ella, vive en la ciudad. No es solo esa la diferencia que poseen entre ambas, sino que son casi extremos opuestos. Muy distintas entre si pero no les impide formar un gran lazo de amistad.
Al principio, Polly se siente aturdida entre tantas reuniones sociales, salidas, fiestas y como se relacionaban las chicas de su edad. Empieza aceptar como son las cosas pero su esencia nunca cambia. Es fiel a si misma y es una de las características que mas me gustaron de este personaje. A pesar de su corta edad y de los prejuicios externos, siempre se acepta tal como es y se siente bien con ello, aunque al principio le cueste entenderlo.
No es que quiera hablar solamente de la protagonista principal, pero el personaje de Polly tiene tantas cosas interesantes e importantes que me pasaría horas contándolas, Para mi, es una chica extraordinaria, capaz de hacer cosas que nadie puede hacer. Es una figura femenina muy representativa. Y a pesar que el feminismo tiene auge actualmente, creo que es una muy buena historia para poder introducirse a ello.
En el caso de la familia Shaw, Polly logra unir a los miembros de esta sin querer y sin pensarlo. Sin embargo, también encuentra sentimientos de envidia, rencor y egoísmo que a veces las descolocan. A veces tiene el apoyo de Tom, el hermano de Fanny. Un chico de la misma edad que la protagonista y que la mayoría de las veces es insoportable y ama molestar a los demás. Pero cuando quiere, y muchas de esas ocasiones gracias a Polly, tiene un corazón de oro.
La historia se divide en dos partes. La primera, con una Polly adolescente y una introducción de todos los personajes de la novela. Los cuales me parecieron muy complementarios entre si y perfectos. Cada miembro de la familia Shaw representa algún valor: egoísmo, prejuicios, inocencia, amabilidad, ignorancia.
La segunda parte se narra seis años después de ese verano. Donde Polly vuelve a la ciudad como maestra de piano y en busca de un empleo durable y tratando de cumplir sus sueños. Siempre siendo ella misma. Y principalmente, creyendo en lo que piensa y desea. Allí se reencuentra con la familia Shaw nuevamente pero esta vez, muchas cosas han cambiado. Tanto buenas como malas. Creo que acá se empiezan a formar lazos interesantes, algunos que ya comenzaron muy implícitamente en la primera parte y otros que nacen ahora.
El desenlace es muy lindo y en si, la trama entera, me pareció muy buena. Desde la introducción, las escenas hasta los temas que toca. Tiene escenas muy sencillas pero que poseen una gran belleza. Y el amor siempre se toca desde lo mas inocente y lindo que pueda haber.  No se si es una historia para cualquier lector. No estoy segura. Pero se que se disfruta. Y son de esas lecturas que transmiten tranquilidad. Esencialmente, el premio se lo lleva Polly. Se convirtió en unos de mis personajes femeninos favoritos. 
Una chica a la antigua es novela que tiene muchos elementos de la actualidad, reflejados en una época en donde se acentuaban más, con personajes divinos y mucha emoción. Debo decir que después de haber leído este libro, tengo que leer Mujercitas.

¿Les gusta este tipo de historias? Yo creo que empiezo a amarlas 

¡Saludos lectores compulsivos! Anto

2 comentarios:

  1. Lo leí hace años, ya ni me acordaba. Un beso

    ResponderEliminar
  2. Qué bonito el recuerdo que me traes, lo leí hace tanto tiempo...Me encanta.

    Saludos.

    ResponderEliminar